Clásicos con Estilo

IWC Schaffhausen

La casa relojera suiza IWC Schaffhausen ha producido hermosas piezas desde su creación en 1868. Reconocida a nivel mundial por sus innovaciones y su eficiencia técnica, la firma se ha convertido en una de las principales marcas de relojes de lujo. A esto se añade su excelencia en la precisión y sus refinados y exclusivos diseños que se venden en más de sesenta boutiques IWC en ciudades como Nueva York, Pekín, Dubai, Hong Kong, Ginebra, París y Moscú.

Pero fueron los finales de 1930 los que marcaron un hito en la historia relojera de la empresa, cuando dos comerciantes portugueses encargaron a Watch Co la realización de relojes de pulsera con la misma precisión que los cronómetros marinos. Por entonces tal exactitud sólo podía obtenerse en relojes de bolsillo. Sin embargo esto no desalentó a los  relojeros de IWC que tras aceptar el desafío lograron lo impensado: montaron en una caja de reloj pulsera un movimiento de reloj de bolsillo saboneta calibre 74. Recién en 1993 el reloj obtuvo su regreso triunfal bajo la denominación Portugieser. En 1995 IWC Schaffhausen introdujo el primer Cronógrafo Portugieser Rattrapante. Esa fue la perfecta combinación deportiva de la doble complicación del cronógrafo - que permite medir en simultáneo dos breves períodos de tiempo - y la elegancia del diseño del Portugieser. La pieza fue un gran logro. “El Cronógrafo Portugieser Rattrapante no es solamente una obra maestra de la ingeniería de IWC, sino que también se tornó en un ícono de estilo con mucha rapidez”, explica Georges Kern, CEO de IWC Schaffhausen. El modelo fue lanzado recientemente y con su diseño homenajea a tres de las tiendas de IWC ubicadas en hermosas ciudades europeas: Milán en Italia, París en Francia y Munich en Alemania.

El Cronógrafo Portugieser Rattrapante Boutique Milano es una edición limitada de sólo cien piezas. Cada una de ellas está diseñada con una delicada caja de oro rojo y un dial azul. El mismo presenta una escala de telemetro en el reborde y una escala de taquímetro en el círculo interior del dial. La correa que sujeta la pieza a la muñeca está enteramente realizada en piel de aligátor negro con acabado a mano. Su calibre 76240 presenta una reserva de 44 horas y un vigoroso cristal convexo de zafiro antirreflejos. Su resistencia al agua es de 3 bares y su diámetro de 40,9 mm.

La Edición parisina Boutique Rue de la Paix es de 250 piezas y su caja es de acero inoxidable. La esfera tiene un color pizarra y la sostiene una correa de aligátor negra. Al igual que el modelo de Milán, el calibre del movimiento es de 76240 y su reserva de 44 horas. El cristal de zafiro es convexo y con tecnología antirreflejos en ambos lados. Su resistencia al agua es de 3 bares y su diámetro es de 40,9 mm.

La misma cantidad de piezas de la edición parisina se dedica a la edición Boutique Munich, que está diseñado con una caja de acero inoxidable, un dial azul y una correa de cuero de aligátor en el mismo color.

Un detalle interesante que presentan los tres modelos es que se basan en el diseño original del Cronógrafo Portugieser Rattrapante de 1995. Además las piezas llevan en la parte trasera de cada edición un grabado con íconos y monumentos de las respectivas ciudades.

Otro aspecto destacable de estas ediciones es su lector de milésimas de segundos. Cuando se inicia el cronógrafo se activan dos manecillas de rotación centrales montadas una sobre la otra. Un botón adicional ubicado a las 10 en punto detiene la aguja superior, mientras que la inferior continúa su movimiento hasta que se pulsa el botón de frenado ubicado a las 2 en punto. Esto permite que se puedan medir en simultáneo dos breves períodos de tiempo.

La edición Boutique Milano ya está a la venta en la boutique IWC de Milán y en la Boutique Rue de la Paix, en la tienda Rue de la Paix en París. La edición Boutique Munich estará disponible en la primavera alemana, en la boutique de Munich.

Sin embargo, fabricar relojes Premium no es el único objetivo que gobierna a IWC. La responsabilidad social, económica y ecológica son temas que se trabajan con seriedad y eso se ve reflejado en las actividades internas, las colaboraciones y cooperaciones de la manufactura con todo el mundo. Un claro ejemplo de esta actitud es su compromiso social mediante el apoyo a la Fundación Laureus Sport for Good, que trabaja a favor de niños, niñas, y jóvenes con discapacidades físicas y sociales en todo el mundo. Por otro lado, su compromiso con la ecología se hace presente a través de la colaboración con la Fundación Charles Darwin que lucha por la preservación de la flora y la fauna de las Islas Galápagos. Además, conscientes de la importancia del cuidado del medio ambiente, utilizan energía verde en su manufactura.

www.iwc.com

MÁS ARTÍCULOS