El Viajero Sofisticado

Atlantis Bahamas

Nuevos aires resoplan en mi mundo, abro los ojos a un único objetivo: Diversión! Esta es la filosofía con la que me recibe este lugar en  su amanecer de cada jornada. Con mi café en mano salgo al balcón, vistas y paisajes me arrebatan de inmediato.

Estoy en The Cove, uno de sus hoteles exclusivos, en donde cada habitación es un mundo y cada pequeño espacio: Inspiración. Desde sus diferentes opciones de restaurantes, con chef estrellas que proponen una gastronomía para todos los gustos hasta sus bares, en donde podrás probar el Bahama Mamma, ese  típico aperitivo que marca la diferencia. Aquí todo está al alcance de la mano al momento de una elección.

Este submundo te propone actividades acuáticas de todo tipo, desde nadar con delfines, quienes parecen saludarte con una mirada cómplice, hasta hacer snorkel en la exquisita laguna de las ruinas sumergidas de la mítica ciudad Atlántica, peces que vienen y van en un paisaje colorido y tiburones que parecen rozarte la piel.

El Aquaventure es mi favorito, el solo hecho de enumerar sus toboganes infinitos me hacen perder el aliento. Simplemente porque ellos te invitan a  recuperar tus emociones de la infancia, donde cada paso era una sorpresa y cada pendiente un desafío inolvidable, sorprendiéndote en un grito lleno de inocencia que te hace vibrar junto con el resto de la gente que elige Atlantis, porque es ésa vibración la que te conecta con la alegría más pura. Si, tirarse por esos toboganes es  una sensación única, algo así como una lucha constante entre mantener los ojos abiertos o simplemente dejarse llevar hacia la libertad, esa maravillosa aventura de ser niños otra vez.

Pero hay mucho más que saber. Empiezo a caminar y dentro de sus diferentes conexiones hay pasajes de cuentos, un paisaje épico con toda la gama de verdes y azules, sin embargo, esto no me separa de la total adrenalina que Atlantis ofrece a casa paso.

Mar y aire son cada vez mejores, somos uno. Apenas unos kilómetros de costa turquesa que el Atlántico regala, suficientes para colmar todos mis deseos, sin dudas ésta es una de esas playas de las que solo existen unas pocas y es tanta la expectación que esto me genera que decido perderme en el tiempo para terminar entregándome a una puesta de sol de ensueño.

La noche comienza, pero antes me espera un baño de inmersión para luego ver cual de todas las excelentes opciones en gastronomía tomaré para cenar. Una gran variedad de restaurantes de alta cocina proponen un sinfín de exquisiteces como Nobu su cocina japonesa, Chop Stix cocina china, Casa de Angelo cocina italiana, Olives cocina Mediterránea, Café Martinique cocina francotailandesa y Mesa Grill con su cocina americana hondureña. Quienes busquen diversión variada es la opción como lo es el casino y sus dos excelentes clubs nocturnos: Aura Night Club y Dragon’s.

El poder disfrutar de todo esto, terminan por hacerlo sentir a uno parte del todo en un verdadero paraíso en donde  la  ley de atracción funciona a la perfección. Definitivamente éste es un destino vibrante, animado y poderoso en donde  siempre quedan espacios por descubrir. Sólo aquellos que de verdad aman los desafíos saben de lo que les estoy hablando. Es mucho más de lo que cualquier viajero acostumbra a experimentar. La alquimia que se consigue aquí es única y ésa es una de las razones por las que amaría volver.

Vivimos en un mundo lleno de infinitas posibilidades pero no me caben dudas que decir: "vamos a Atlantis" es toda una aventura!

www.atlantisbahamas.com

MÁS ARTÍCULOS