Pieza de Expedición

IWC Schaffhausen

En Octubre de 1835, el joven investigador inglés Charles Darwin desciende en las Islas Galápagos luego de cuatro años de navegación alrededor del mundo con el buque topográfico británico HMS Beagle. Todos los conocimientos adquiridos por él sobre los animales observados y sus anotaciones conforman la base sobre la cual más adelante desarrollaría su ciencia: el mundo está sujeto a un proceso de adaptación permanente. Es en ese viaje donde se encuentra el origen de la revolucionaria teoría de la evolución, de la mutación de las especies y de la procedencia común de todos los seres vivos. Inspirado en este viaje maravilloso surge en 2014 el modelo de IWC Schaffhausen Aquatimer Cronógrafo Edición: Expedition Charles Darwin.

Creado como un homenaje a Charles Darwin, padre de la Teoría de la Evolución, el Aquatimer Cronógrafo Edición Expedition Charles Darwin prosigue el desarrollo de los innovadores relojes de buceo. Para la realización de la caja de esta pieza se utilizó, por primera vez el bronce. Esta aleación metálica era muy utilizada en la época del científico británico para la construcción naval. Por entonces no existía el acero fino entonces el bronce, que era resistente a la corrosión era muy buscado para la fabricación de ojos de buey, campanas, herrajes e instrumentos náuticos. La frase de Darwin Nada es tan permanente como el cambio refleja a la perfección lo que sucede con el bronce al transcurrir el tiempo: adquiere una ligera pátina y se oscurece, dotándolo de un encanto especial. Para llevar a cabo las piezas de IWC se utilizó bronce de alta tecnología que presenta una gran resistencia y durabilidad gracias a su aleación con aluminio. Firme y resistente al desgaste, el reloj está diseñado para expediciones y buceo. Además de la caja, el bisel giratorio también es de bronce. Esa misma tonalidad se utilizó para las agujas, los índices y la escala de los cuartos del bisel giratorio interior. El sistema Safe Dive está presente en el modelo y es de gran utilidad para marcar el inicio de una inmersión así como cualquier otro acontecimiento. Para su utilización se gira el bisel audible por pasos de un minuto hasta que el triángulo del bisel giratorio interior apunte hacia el minutero. Es ideal para ser consultado en todo momento durante el buceo y así obtener el dato sobre el tiempo permanecido debajo del agua. Mediante este perfecto mecanismo de Safe Dive -ubicado debajo de la cubierta a las 9 horas - el tiempo de inmersión en el agua se puede prolongar pero nunca acortar por una inadvertencia, lo que permitirá que quede suficiente oxígeno en el tanque para la emersión.

Esta increíble pieza cuenta con toda la magia de la manufactura IWC y su calibre 89365 fabricado en Schaffhausen. La misma posee un sistema de cuerda de doble trinquete y está protegido contra choques y sacudidas. También tiene una función de flyback integrada mediante la cual se vuelve a cero la aguja de parada en marcha y se puede iniciar un nuevo cronometraje. Su hermeticidad es de 30 bar y en el fondo del reloj se encuentra un retrato de Darwin que decora la pieza. La correa de caucho que la acompaña es de color negro.

www.iwc.com

MÁS ARTÍCULOS