Tradición Italiana

Chopard

Apasionados del automovilismo, la casa Chopard ha desarrollado a lo largo de su historia, varias colecciones de relojería que hacen referencia a ese mundo. Por eso, cada reloj de carrera recibe una especial dedicación y cuidado por los detalles, de manera que homenajeen a la perfección a los coches deportivos legendarios. En las piezas se refleja la pasión y la emoción que se vive a través de esos autos, y es lograda con relojes clásicos de estilo imperecedero. Karl Friedrich Scheufele, Co-Presidente de Chopard trabaja para sostener el magnífico universo de tradición y savoir-faire, un puente indestructible entre la relojería mecánica y la ingeniería automotriz.

El tradicional reloj Mille Miglia Classic Cronograph rinde honores a la legendaria carrera italiana que tuvo lugar desde 1927 hasta 1957, y que hoy continúa llevándose a cabo. La mítica prueba vio crecer a las grandes automotrices italianas con sus preciosos diseños vintage, típicos de aquellos años.

Mille Miglia es además, una prueba automovilística muy querida por los italianos ya que les permite estar cerca de los autos y los corredores. Los destinos elegidos siempre cruzan diferentes pueblos, lo que facilita el acceso del público. Para continuar con la tradición, el recorrido seleccionado como pista para el 2018 va desde Brescia hasta Roma, ida y vuelta. Estas son algunas de las razones por las cuales la casa Chopard se enorgullece de ser el cronometrador oficial de la carrera desde hace más de 25 años, lo que motiva el homenaje por parte de su cronógrafo Mille Miglia.

El nuevo modelo Mille Miglia Classic Chronograph representa un estilo deportivo y clásico que combina a la perfección con la mítica carrera. Su caja de 42 mm de acero está realzada por dos pulsadores tradicionales y con una corona acanalada, detalles típicos de la época. Por dentro, la pieza alberga un motor relojero certificado como cronómetro por el Control Oficial Suizo de Cronometría (COSC). Esto garantiza máxima precisión y alto rendimiento en toda circunstancia. Para sujetarlo en la muñeca, una correa de cuero de becerro marrón patinada con una hebilla desplegable de acero es el accesorio que mejor acompaña al reloj. Los materiales utilizados para su fabricación son el perfecto símbolo de la auténtica pasión por el classic racing.

La esfera está diseñada en color azul intenso, tonalidad elegante y vintage; y su legibilidad es envidiable tanto de día como de noche gracias a sus grandes números árabes y sus agujas de bastón recubiertas de Super LumiNova. La tipografía y los contadores se inspiran en los cuadros de a bordo de los años 1920, por eso es fina y cursiva. Los contrastes entre los tonos posibilitan la máxima visibilidad, característica infaltable en un reloj de alta competición. El segundero está rematado por una delicada aguja roja y la escala taquimétrica le permite al conductor del vehículo calcular su velocidad media.

Ubicado a las 12 horas y en el fondo abierto de la caja se encuentra el logo Mille Miglia Rosso Corsa con forma de flecha. Este reloj fino y elegante es una herramienta indispensable en la muñeca de los pilotos que surcan las carreteras transalpinas.

www.chopard.com

MÁS ARTÍCULOS