Icónica Libertad

Chopard Happy Diamonds

Auténticos íconos de la casa Chopard, los Happy Diamonds son una marca reconocible entre un millón. Su alegría, ligereza y frescura han ido marcando cada época por las que han pasado, forjando así una auténtica leyenda. Y hoy cuarenta años después esta inigualable colección cumple años y celebra a lo grande, como sólo Chopard sabe hacerlo.

Los Happy Diamonds nacieron como resultado del encuentro entre el agua y la luz. En 1976, durante un paseo por la Selva Negra, Ronald Kurowski, diseñador de Chopard, se quedó fascinado al contemplar el reflejo de los rayos del sol sobre una cascada. Es así que buscó la manera de reproducir la magia de aquellos miles de gotitas de agua que reflejaban la luz.

Su idea fue permitir que los diamantes se movieran con total libertad entre dos cristales de zafiro, para así devolverles toda su resplandeciente belleza.

Aunque al principio los Happy Diamonds hicieron las delicias de la relojería, ya que la primera pieza que se realizó fue un reloj de hombre, rápidamente proporcionaron un enorme impulso a la joyería. Los Happy Diamonds representan, ante todo, un espíritu de independencia, lúdico y ligero, que se presta a infinitas metamorfosis. Con los años, los Happy Diamonds se han ido diseñando en varias versiones alrededor de colecciones emblemáticas. Happy Sport, el primer reloj que mezcla acero con diamantes (1993), Happy Fish (2002), Happy Spirit (2003), Very Chopard (2010) y Happy Hearts (2015), son algunas de las colecciones más emblemáticas de la Casa.

Para celebrar sus 40 años, Chopard presenta unos nuevos diamantes móviles, con una innovación perfectamente inédita en la historia de los Happy Diamonds: el engaste con garras. Más numerosos, más grandes que antes y de diferentes tamaños, acentúan así su baile vertiginoso y la sensación de profusión de diamantes. La joyería se enriquece con una nueva colección celestial y onírica bautizada como Happy Dreams, mientras que, por parte de la relojería, un nuevo reloj femenino representa un puente entre el ayer y el hoy y que recupera la forma de cojín del primer modelo. Joyero y precioso, este nuevo reloj es el maravilloso testigo de la naturaleza icónica de la colección.

Eternos y esenciales, los Happy Diamonds tienen la extraordinaria capacidad de trascender más allá de las épocas y de ir reinventándose a lo largo del tiempo.

www.chopard.com

MÁS ARTÍCULOS