A. Lange & Söhne

Aurora Boreal

La casa relojera A. Lange & Söhne, fundada en 1845 por el relojero Ferdinand Adolph Lange en la ciudad alemana de Dresde, recurrió a la naturaleza del Polo Norte para sus nuevas creaciones. Inspirados en la impactante Aurora Boreal, la firma decidió estudiar a fondo este fenómeno natural para trasladarlo a sus relojes. Los mantos de luces fluorescentes de tonalidades verdes que se desprenden en el cielo nocturno de Islandia se convirtieron en la musa de las creaciones de A. Lange & Söhne: el contraste y la interacción entre los opuestos se refleja en las Auroras Boreales del cielo Ártico. Su nombre Aurora proviene de la diosa romana del amanecer y la palabra de origen griego Bóreas significa norte. Este fenómeno que se observa en el cielo de los polos del Planeta sólo puede disfrutarse en algunos días del año. En el hemisferio norte tiene lugar algunos días entre Septiembre y Marzo, mientras que en el hemisferio sur entre Marzo y Septiembre -y se llama Aurora Austral-. Los procesos físicos que crean las Auroras polícromas son complejos y tienen lugar en el estrato superior de la atmósfera de la Tierra. Aunque parezcan cercanas, las luces verdes que captamos con nuestra vista suceden a una altitud de 100 kilómetros. A esa distancia los átomos de oxígeno chocan con las partículas eléctricamente cargadas de los vientos solares y sus colisiones emiten luz. La amplitud de onda emitida es de 557.7 nanómetros y es percibida por el ojo humano a modo de color verde.

Este maravilloso contraste de luz y oscuridad que sucede en el cielo de los Polos se replicó en tres modelos de relojes luminosos lanzados en 2016. Durante los comienzos de ese año, las tres piezas de reloj acompañaron una impactante expedición al norte, en Islandia. Fue en ese magnífico, gélido y solitario país donde se seleccionaron los escenarios para fotografiar las piezas: Vik í Mýrdal, Langjökull y Haukadalur. El primero de los lugares se caracteriza por su bello paisaje de lava negra y grandes montañas de basalto volcánico; el segundo por sus hermosos glaciares y volcanes, mezcla del frío y el calor extremos; y el tercero por sus impactantes géisers de agua hirviente. Cada uno de ellos reúne además características de las piezas: el color negro, el vapor que remite a los procesos de manufactura de los relojes y el enfriamiento al que se somete el metal. Grand Lange 1 Moon Phase Lumen, Zeitwerk Luminous y Grand Lange 1 Lumen conforman el trío virtuoso retratado en estos paisajes. Una de las más destacadas características de estas piezas es la de contar con una esfera de cristal de zafiro semitransparente. Su recubrimiento es permeable a la luz, por esa razón los numerales pueden absorber la suficiente cantidad de energía luminosa destinada a brillar durante la oscuridad por varias horas.

El funcionamiento de la esfera luminosa requiere una fuente de energía potente para activar el componente lumínico aplicado sobre los elementos brillantes de la esfera. Lo que permite al modelo Grand Lange 1 Moon Phase Lumen y a los demás modelos Lumen de A. Lange & Söhne cargarse de energía lumínica es su esfera semitransparente. La esfera del modelo Grand Lange 1 Moon Phase Lumen tiene una capa de vidrio de cristal de zafiro con tinte negro y está elaborada en plata ennegrecida con amplias aperturas. La funcionalidad del recubrimiento especial aplicado sobre el cristal bloquea gran parte de la luz visible pero permite el pasaje de los rayos UV que recargan los pigmentos luminosos en el mecanismo del fechador. Esto es lo que le otorga su brillo en la oscuridad. La cruz de las decenas también está cubierta con un compuesto luminoso de color blanco, e impreso con numerales negros. Los mismos numerales de color negro se repiten en el disco de las unidades, que está elaborado con un cristal transparente que gira sobre el fondo luminoso en la apertura del fechador. El disco lunar está desarrollado en cristal y su superficie está recubierta con un proceso de deposición de vapor patentado. Es este proceso el responsable de lograr el color brillante y nítido de los detalles. A esto se le suman las 1,164 estrellas y la Luna que son cortadas con rayo láser y dispuestas armónicamente. Lo que hace que la Luna y las estrellas brillen es el componente luminoso que se encuentra detrás del disco lunar. La esfera secundaria de la fase de la luna ocupa un sitio destacado en la esfera principal. Una vez que la pieza tiene su fecha dispuesta en forma correcta, sólo debe corregirse en un día cada 122.6 años. Grand Lange 1 Moon Phase Lumen es una edición limitada de 200 piezas. Su caja es de platino, las agujas son de oro rodinizadas y cuenta con una reserva de marcha de 72 horas.

www.alange-soehne.com

MÁS ARTÍCULOS