Mérito a la Excelencia

A. Lange & Söhne

Richard Lange Pour le Mérite es una edición limitada de 218 ejemplares en oro blanco de la casa relojera A. Lange Söhne y la cifra fue elegida en alusión a la cantidad de puntos de venta de A. Lange & Söhne alrededor del mundo. Su primera presentación tuvo lugar el 22 de septiembre de 2016, cuando se conoció su impactante variante: la combinación del oro blanco con esfera negra. Además, su accionamiento mediante cadena y caracol permite que el par de fuerzas se mantenga constante y preciso.

Desde su primer lanzamiento en 1994, los relojes de la colección Pour le Mérite son símbolo de la vanguardia tecnológica de la firma. A las variantes existentes en oro rojo y platino se suma ahora la edición limitada de oro blanco con esfera negra. La caja de la nueva edición mide 40,5 milímetros y es de oro macizo. Las cifras romanas blancas y las agujas de oro rodinizado se destacan a la perfección sobre la contrastante esfera de plata negra. El acento cromático de la pieza -en la que predomina el blanco y el negro- está dado por las pequeñas cifras árabes en rojo para los 15, 30, 45 y 60 minutos. Para acompañar y realzar la belleza del reloj, una correa de piel de aligátor negra cosida a mano cierra la pieza.

La característica que hace de Richard Lange Pour le Mérite una inigualable obra de la relojería es su accionamiento por cadena y caracol. El mecanismo marcó un hito en la relojería de precisión y se inspiró en los históricos relojes de bolsillo. El sistema, que garantiza un par de fuerzas constante, fue utilizado por primera vez en un reloj pulsera por A. Lange Söhne. Esto es lo que hace que la amplitud del volante sea siempre la misma a lo largo de toda la duración de la marcha. Al tiempo que la cadena se enrolla en el barrilete, transmite su fuerza de accionamiento a través de un cono o caracol al engranaje y se encarga de que las fuerzas se mantengan constantes. Cuando toda la cuerda está dada, la cadena tira desde la punta del caracol que es la palanca más corta. En el caso contrario, cuando queda menos cuerda, la fuerza de tracción disminuye y la cadena tira desde la parte más ancha del caracol que es la palanca más larga. Para aprovechar al máximo el efecto positivo del accionamiento por cadena y caracol, los desarrolladores del producto tomaron una excelente precaución: dos mecanismos separados bloquean la cuerda antes de que esté toda dada y antes de que se gaste. Esto sirve para evitar que la cadena, de un cuarto de milímetro de grosor y 156 milímetros de longitud se vea exigida en exceso. La construcción para este sistema de cadena y caracol debe garantizar que el accionamiento del reloj no se vea interrumpido cuando se da cuerda. Por eso, en el interior del caracol un sofisticado engranaje se encarga de que la transmisión de la fuerza desde el caracol al mecanismo del reloj se mantenga cuando se da cuerda. Este minúsculo mecanismo lleva 38 piezas que deben ubicarse en el interior del caracol, que mide 8,6mm.

Cada pieza lleva un acabado esmerado. Los grabados en el puente del volante, el puente de la rueda del áncora y la rueda del segundero convierten al reloj en una obra de arte.  

www.alange-soehne.com

MÁS ARTÍCULOS