Siempre en Movimiento

Chopard 20 Años

A mediados de los años 1990, Karl-Friedrich Scheufele, co-presidente de Chopard, tuvo la inspiración de una gran idea que se llegaría a materializar en 1996: recuperar la tradición y legitimidad relojera de Louis Ulysse Chopard, el padre fundador de la casa. Así dio comienzo a la creación de la Manufactura Chopard, una auténtica manufactura relojera situada en Fleurier.

Los comienzos no fueron fáciles. Para ser reconocida como manufactura, una empresa relojera debe de presentar, por lo menos, un movimiento mecánico de la Casa. Es decir, precisamente con lo que Chopard no contaba. El movimiento elegido fue un movimiento equipado con un micro rotor de carga automática, cuya integración en el movimiento presentaba dos ventajas simultáneas: por una parte, la posibilidad de admirar el conjunto del tren de ruedas y los perfectos acabados de sus componentes y por otra, que este tipo de masa oscilante permite realizar una ejecución extra plana de la mecánica. Dicho movimiento, bautizado entonces como L.U.C 1.96, en homenaje al fundador de la empresa Louis-Ulysse Chopard y que posteriormente pasaría a denominarse L.U.C 96.01 L, fue el que permitió, en el otoño de 1996, que una nueva estrella ascendiera al firmamento de la relojería de prestigio. Acababa de nacer la Manufactura Chopard.

Desde entonces, técnicos creativos, pacientes relojeros y ambiciosos mecánicos de precisión han trabajado con esmero en los talleres de la Manufactura Chopard, que con el tiempo han sido completamente renovados y aumentados.

De esta manera, Chopard comenzó así un crecimiento sin precedentes, de la mano de exitosos lanzamientos y grandes colecciones. Uno de los lanzamientos más importantes fue en el 2006, con la creación del primer calibre con sonería de la colección L.U.C; un mecanismo sofisticado, compuesto de 300 elementos, que golpea de manera autónoma el número de horas con el sonido cristalino de un gong. Luego, en 2007 llegó el L.U.C Chrono One, el calibre automático L.U.C 03.02-L, con rueda de columnas y función  flyback. Más tarde, el calibre L.U.C 05.01-L fue creado en 2010 para celebrar los 150 años de la casa. Karl-Friedrich Scheufele decidió hacer algo muy especial y así nació un reloj de pulsera, el L.U.C 150 All-in-One, que reunía en su caja al mismo tiempo todos los elementos técnicos desarrollados hasta el momento y nuevas complicaciones. En 2011, la Manufactura Chopard demostró con gran brío todo su dominio de la precisión y presentó el L.U.C Triple Certification Tourbillon. En 2012, Chopard presentó la sorprendente prueba de que una frecuencia elevada no influye forzosamente sobre la reserva de marcha de una pieza. El balancín y la espiral del movimiento L.U.C 01.06-L del L.U.C 8HF, el primer reloj de alta frecuencia de Chopard, efectúan no menos de 57.600 alternancias por hora. El calibre del reloj L.U.C Louis-Ulysse The Tribute, el movimiento L.U.C 06.01-L, que alcanza los 43,2 milímetros de diámetro con 5,5 milímetros de grosor, no pasa desapercibido. Concebido en 2013, el L.U.C 1963, equipado con el calibre L.U.C 63.01-L, marca el aniversario de los 50 años de la familia Scheufele a la cabeza de la casa Chopard y rinde homenaje a la tradición de la bella relojería y a la cronometría a la que

Chopard está profundamente unido. Valiéndose del espíritu pionero que inspira a la Casa desde sus comienzos, en 2014 Chopard lanza, en primicia mundial, un reloj de alta relojería realizado con oro ético: el L.U.C Tourbillon QF Fairmined.

La Manufactura Chopard celebra sus veinte años presentado nuevos movimientos y realizaciones excepcionales. En menos de 20 años, la Manufactura Chopard ha logrado formar parte del círculo muy cerrado de las auténticas manufacturas relojeras, desarrollando y fabricando los relojes L.U.C de la Casa, en una iniciativa que aúna tradición e innovación.

www.chopard.com

MÁS ARTÍCULOS