fbpx

Reinterpretar del Éxito

Longines

La casa relojera suiza Longines, que nació en Saint-Imier (Suiza) en 1832 de la mano de Auguste Agassiz y dos socios, utilizó su largo expertise en el ámbito del cuarzo para realizar una reinterpretación de uno de sus éxitos de los años 80’ y lanzar un nuevo modelo. El resultado es  Conquest V.H.P. (Very High Precision), que utiliza una tecnología en materia de cronometraje en la que Longines es pionera y experta. Es por eso que la casa relojera (con su característico reloj de arena alado) cuenta con una vasta experiencia como cronometradora de campeonatos mundiales y como colaboradora de federaciones deportivas internacionales. Con tradición, elegancia y rendimiento, ha trazado vínculos fuertes con el mundo del deporte. La relación de Longines con el cuarzo se funda en una gran cantidad de innovaciones y proezas técnicas. En el año 1954, la marca desarrolló un primer reloj de cuarzo que al poco tiempo batiría una impactante serie de records de precisión en el Observatorio de Neuchâtel y equiparía el Chronocinégines, un instrumento percusor en el ámbito del cronometraje. Ese instrumento proporcionaba a los jueces una película que incluía una serie de tomas a 1/100° de segundo para que pudieran seguir cómodamente el movimiento de los atletas al pasar por la línea de meta.

Se trató de una primicia mundial para un dispositivo de cronometraje portátil. Con el transcurso de los años las competencias tecnológicas hicieron que en 1969 Longines presentara Ultra-Quartz, el primer movimiento de cuarzo concebido para equipar relojes de pulsera. Se trató de un calibre 6512 de manufactura propia destinado a equipar el primer reloj de pulsera producido en serie: Longines Ultra-Quartz. De acero u oro, estos hermosos modelos se caracterizaron por la posición de la corona de remontuar en el dorso del reloj. Pero en 1984 Longines dio un gran paso adelante cuando presentó el calibre de cuarzo que equipó al Conquest V.H.P, movimiento que alcanzó un récord de precisión en aquellos tiempos. Se trató del calibre de cuarzo Longines 276 VHP que logró una variación del movimiento del orden de más o menos un minuto en cinco años. Este modelo fue la estrella de la colección Conquest y combinó nobles materiales como el oro, el titanio y el acero. Al fusionar las tecnologías del movimiento de cuarzo termocompensado y el calendario perpetuo electrónico del Conquest Perpetual Calendar de 1990, Longines lanzó en 1996 un modelo perfecto: Conquest V.H.P. Perpetual Calendar. Con un calibre 546 Longines confirmó su maestría relojera en el ámbito del cuarzo, lo que le valió grandes reconocimientos.

Tras revivir parte de sus hitos históricos, Longines presentó la nueva colección en el Observatorio Neuchâtel. Se trata de su nuevo Conquest V.H.P., un nuevo punto culminante en materia de cuarzo, que combina ultra precisión, alta tecnología y espíritu deportivo, sin perder la elegancia que caracteriza a los relojes de la casa. Conquest V.H.P., tiene un movimiento desarrollado exclusivamente por ETA para Longines. La principal característica del reloj analógico es su movimiento, que posee una precisión de ± 5 s/año. Otro importante detalle es su capacidad para reinicializar las agujas después de un golpe o una exposición a un campo magnético a través del sistema de detección de la posición de los rodajes (DPR). A estas grandes ventajas que lo califican como un movimiento excepcional se añade la pila de larga duración y el calendario perpetuo. Con un marcado estilo deportivo Conquest, este impactante reloj combina una estética dinámica y alta tecnicidad. Si se lo compara con los relojes conectados se observa que no tiene los inconvenientes de recarga de batería o de ondas, y se posiciona como un símbolo de extrema precisión. Los modelos de acero se presentan en ejecuciones 3 agujas y calendario, y sus cajas son de 41 y 43 mm de diámetro. En el caso del cronógrafo (que indica horas, minutos y segundos), las cajas son de 42 y 44 mm de diámetro. Además posee un contador de 12 horas a las 9 horas y un contador de 60 segundos en el centro. El manejo de los modelos se ve facilitado por medio de la corona electrónica, mientras que el indicador EOL anticipa el fin de la vida útil de la pila. Los modelos de la colección Conquest V.H.P se presentan con esferas de color azul, carbono (fibra de carbono), plateada (acero) o negra. Para acompañarla, el brazalete de acero con hebilla desplegable de seguridad es el mejor complemento para estas preciosas piezas. En la actualidad, la marca que utiliza el reloj alado como emblema, está implantada en más de ciento cincuenta países y es miembro de Swatch Group. S.A., primer fabricante mundial de productos relojeros.

www.longines.com

More Stories
Piezas de Competición